Fuentes de ingresos

Para cada segmento de clientes que hayamos identificado en nuestro modelo de negocio, debemos encontrar una o más fuentes que generen ingresos gracias a la venta de nuestra propuesta de valor.

Los ingresos pueden ser puntuales o recurrentes, de manera que o bien supongan una transacción única (venta de productos normalmente) o bien supongan un flujo periódico de ingresos (prestación de un servicio normalmente).

Debemos conocer muy bien tanto lo que ofrece nuestra propuesta de valor, como la percepción que los clientes tienen de ella, así como lo que de verdad están dispuestos a pagar. Por ejemplo no tiene sentido ofrecer un servicio premium a un segmento de clientes que está habituado al low cost.

También es importante vigilar detalles como las formas de pago, ya que pueden influir enormemente en el proceso de pago, y una vez más podemos encontrar hábitos diferentes según segmentos de clientes.

Podemos generar estas fuentes de ingresos de diferentes formas:

  • Venta de productos: típico comercio de toda la vida.
  • Pago por uso: mientras más se usa más se paga.
  • Suscripción: se paga una cuota periódica para disfrutar del servicio.
  • Alquiler: se cede el uso de un producto por un tiempo a cambio de una cuota.
  • Licencias: se permite el uso de una propiedad intelectual.
  • Comisiones: para los servicios de intermediación se carga una comisión al finalizar la transacción con éxito.
  • Publicidad: se generan ingresos gracias a mostrar publicidad de un producto o servicio.

Para cada fuente de ingresos podemos recurrir a diferentes sistemas de fijación de precios:

  • Precios fijos: podemos fijar cada producto o servicio con un precio, cobrar por número de características de la propuesta de valor, cobrar por volumen…
  • Precios dinámicos: permitir la negociación de precios, fluctuación según oferta y demanda, pujas…

Estructura de costes

Evidentemente para desarrollar y proporcionar nuestra propuesta de valor a nuestros clientes incurrimos en una serie de gastos.

Llegados a este punto es muy positivo trabajar con el modelo de negocio extendido que proporciona la herramienta business model canvas, ya que haber definido las actividades claves, recursos clave, canales… nos ayudará a identificar dónde residen nuestros mayores costes.

En este punto no debemos detallar hasta el último céntimo que vayamos a gastar, para esto ya recurriremos al plan de finanzas de nuestro plan de empresa, sino que debemos identificar los que van a suponer unos costes elevados, que son los que realmente van a marcar la evolución de nuestro negocio.

Gastos generales

Los gastos generales incluyen a dos tipos diferentes de costos que se tienen en cuenta al considerar el costo de hacer un negocio, pero que no pueden ser facturados directamente al cliente. Los gastos fijos incluyen a los costos mensuales, como el alquiler, los servicios, el teléfono y el Internet. Por otro lado, los gastos variables son un gran desafío al hacer un presupuesto, ya que estos fluctúan semanal y mensualmente. Los gastos como el envío y el franqueo, las comisiones y el inventario son considerados gastos generales variables. Al calcular los gastos generales de comenzar un negocio, recuerda tener en cuenta por lo menos seis meses de los gastos previstos.

Costos legales y de contabilidad

Los empresarios que comienzan un nuevo negocio con muy pocos recursos a menudo tratan de pasar por alto los costos legales y de contabilidad, pero incorporar estos costos en los cálculos iniciales aumentará en gran medida las probabilidades del éxito a largo plazo. Los gastos al comenzar son un buen equipo legal y de contabilidad que le permita a un empresario concentrarse en las operaciones del día a día en vez de concentrarse en tareas que usualmente están fuera de rango de la experiencia de la mayoría de los dueños de negocios. Además, estos profesionales deben mantenerse al tanto de las cambiantes regulaciones y a menudo pueden recomendar actividades para ahorrar dinero que pagarán con creces por los servicios que proveen.

Marketing

Sin importar qué tan bueno sea el producto o el servicio, sin una campaña y estrategia de marketing, los clientes no golpearán en tu puerta. La publicidad es sólo una pequeña porción del presupuesto del marketing. Otros gastos incluyen la creación de un logo, los costos de registrar una marca, los regalos promocionales, el diseño web, el desarrollo de folletos y los costos de impresión. Uno de los factores más importantes que debes recordar al crear una campaña de marketing efectiva es la meta estratégica general que se debe cumplir. Para un nuevo producto, crear reconocimiento para la marca provee los requisitos más inmediatos para el éxito, mientras que una nueva compañía de servicios puede requerir participar en el mercado. Ambas metas son igual de importantes y se alimentan entre sí, pero requieren diferentes enfoques.

Nómina

La mayoría de dueños de nuevos negocios olvidan incluir los gastos de sus propios salarios y las responsabilidades de nómina que van junto con estos salarios. Los impuestos a nivel estatal y federal deben ser retenidos y calculados. Además, los empresarios deben incluir al desempleo, la seguridad social y el seguro de salud. Estos gastos deben ser dados a las respectivas agencias semanal o mensualmente dependiendo de los requisitos de la agencia gubernamental.

 

 

Montar una empresa en España ¿Cuánto cuesta de verdad?

http://blog.deudae.com/montar-una-empresa-en-espana/http://blog.deudae.com/montar-una-empresa-en-espana/

 

 

http://www.emitt.es/blog/cuanto-cuesta-crear-y-mantener-una-empresa-en-espana#sthash.3ExPtuUb.dpbs

 

 

EJEMPLO DE EXCEL PARA CALCULAR COSTES

FUENTE DEL EXCEL: ->   http://www.empresaradical.com/como-estimar-en-cinco-minutos-lo-que-cuesta-abrir-una-empresa/

 

Seis gastos tan comunes como prescindibles al crear una empresa:

  1. Un local comercial. Obviamente, si estás poniendo en marcha un establecimiento minorista como una panadería o una librería, necesitas un lugar físico. Sin embargo, es muy probable que se trate de una startup que pueda prescindir del, posiblemente, mayor gasto de todos. Afortunadamente, la popularidad del trabajo a distancia, las oficinas virtuales y demás, están dejando claro a los inversores y a los clientes potenciales que no es imprescindible contar con un espacio físico para montar un “negocio real”.
  2. Empleados permanentes. Deberás realizar las contrataciones muy cuidadosamente y, si es posible, lo mejor es acudir a una empresa de recursos humanos. En las primeras etapas, sin duda vas a necesitar de profesionales con ciertas habilidades, desde un desarrollador de sitios web hasta un administrador contable. Sin embargo, especialmente en esta primera etapa, la contratación de un empleado permanente puede ocasionarte un considerable gasto. Es preferible ir recurriendo a empresas de contratación y a trabajadores independientes en función de las necesidades.
  3. Materiales de marketing. ¿De verdad te resulta tan emocionante ver tu logo en tazas de café y camisetas?, seguro que sí. ¿Es necesario en esta etapa?, probablemente no. El objeto de invertir en publicidad es obtener un rendimiento, y esa inversión puede ser costosa. En lugar de eso, dirige tus esfuerzos al marketing digital, que requiere un menor compromiso financiero.
  4. Una fiesta de lanzamiento. Si decides celebrar el lanzamiento de tu negocio, trata de hacerlo dentro de un presupuesto reducido. Lo más sensato es sopesar si un evento de ese tipo te compensará en términos de reputación, atraer clientes…., lo cual justificaría la inversión. Si no es así, desecha la idea ya que es muy fácil caer en un gasto excesivo nada conveniente.
  5. Una estructura empresarial que no te beneficie. Debes evaluar cuidadosamente las “modalidades” disponibles de formar una empresa, y consultar para ello a un asesor contable y a un abogado empresarial. Te puede sonar más oficial una Sociedad Anónima que una empresa de un único propietario, pero hay que elegir el modelo de negocio basándose en tus propias necesidades e intereses, no en lo que resulte mejor sobre el papel.
  6. Equipamiento de primeras marcas. Por supuesto, hay una serie de elementos que vas a necesitar forzosamente, como por ejemplo, un cierto tipo de ordenador portátil en caso de ser un diseñador gráfico. De lo contrario, no caigas en el error de pensar que el gasto no es algo preocupante puesto que podrás desgravarlo. Eso no significa que vayas a recuperar el dinero, y grandes sumas de dinero desgravado podrían atraer a Hacienda a investigar tu negocio.
Anuncios